Dr. Humberto Hurtado Andrade

Especialista en neurogastroenterologfa y Motilidad Gastrointestinal

Hospital Central Militar y la especialidad de gastroenterología en el Instituto Nacional de la Nutrición. Cuenta con recertificación vigente por el Consejo Mexicano de Cirugía General y por el Consejo Mexicano de Gastroenterología. Es miembro de diversas sociedades médicas nacionales y del extranjero, fue Presidente de la Asociación Mexicana de Gastroenterología, de la Academia Mexicana de Cirugía y del Consejo Mexicano de Gastroenterología. Actualmente es Médico Asociado del Hospital Español de México.

PONENCIA: Conceptos Emergentes en el manejo de la pancreatitis aguda necrosante

La mayoría de los casos de pancreatitis aguda son autolimitados y se resuelven sin complicaciones graves. Sin embargo, las pancreatitis agudas graves pueden cursar con necrosis pancreática y peripancreática y con complicaciones que ponen en peligro la vida. La necrosis puede ser estéril o infectada y el pronóstico es mucho más desfavorable en esta última. En la pancreatitis aguda infectada es poco frecuente que se requiera de una pancreatectomía y el abordaje quirúrgico tradicional, de preferencia después de la tercera semana de evolución, ha sido la necrosectomía abierta y la colocación de drenajes para lavado postoperatorio continuo, técnica que se asocia a morbimortalidad elevada. En las últimas tres décadas se han aplicado técnicas radiológicas, endoscópicas y quirúrgicas de mínima invasión. Estas alternativas han dado buenos resultados, aunque su evaluación requiere de mejores evidencias científicas y, si bien es cierto que las técnicas de invasión mínima han abatido la morbimortalidad y pueden ser la primera eleccción en casos de necrosis escasa, necrosis encapsulada o seudoquistes, ante necrosis pancreática y peripancreática extensas, la mejor opción es la necrosectomía abierta.

Dr. Humberto Hurtado Andrade