Dra. Sophia E. Martínez Vázquez eDr. L.N.

Doctorante en Bioética, Maestra en Ciencias, Lic. Nutrición

Doctorante en Bioética, Maestra en Ciencias, Lic. Nutrición.

Resumen curricular

  • Licenciatura en Nutrición- Universidad Autónoma Metropolitana- Xochimilco.
  • Maestría en Ciencias de la Salud- Universidad Nacional Autónoma de México.
  • Doctorante en Bioética- Instituto de Investigaciones en Bioética, UANL.
  • Certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos.
  • Miembro de la Asociación Mexicana de Hepatología, de la Asociación Mexicana de Gastroenterología, de la Asociación Mexicana de Neurogastroenterología y Motilidad.
  • Ex- Presidente de la Asociación Mexicana de Nutriología 2015- 2016.
  • Adscrita al Departamento de Gastroenterología del INCMNSZ.

PONENCIA: Nutrición en enfermedad hepática crónica

La alimentación es un tema recurrente en las enfermedades hepáticas que ha merecido la atención en la investigación científica en los últimos años. Los pacientes con cirrosis hepática presentan frecuentemente mal nutrición que puede ir desde la desnutrición hasta la obesidad sarcopénica. Los estudios recientes señalan que el diagnóstico del estado nutricional en este tipo de personas debe hacerse con composición corporal y otros indicadores antropométricos, registro de consumo de alimentos, exploración física, indicadores bioquímicos y estilo de vida que incluye creencias y preferencias individuales. Se deben reconocer factores que pueden enmascarar el estado nutricional como son el edema y la ascitis o bien otras complicaciones que dificulten las intervenciones para el tratamiento como las várices esofágicas y la encefalopatía hepática. Afortunadamente existen diferentes formas de alimentar a las personas con enfermedades hepáticas avanzadas que van desde la alimentación por vía parenteral, enteral, apoyo nutricio por vía oral y la dietoterapia; ésta última debería ser el ámbito más explorado y usado en el rescate de la mala nutrición de los pacientes. El tratamiento nutricional está enfocado a la recuperación de la masa muscular y su funcionalidad y para ello se han establecido criterios de intervención nutricional como la cantidad y tipo de proteínas, la calidad de la energía que se provee, la fibra que se debe emplear, el tipo de grasas y azucares y algunos suplementos que pueden provocar beneficios en los pacientes sin dejar de lado la práctica de ejercicio constante.

Dra. Sophia E. Martínez Vázquez MenC. LN.